El “deporte para todos”, cuestión de estado. El deporte para todos en Europa y en España (II) 2/2

Luis Vicente SOLAR CUBILLAS

Resumen


La situación española en el momento de la firma de la Carta Europea del Deporte
para todos, mayo de 1975, era la de un país a punto de iniciar un decisivo cambio
de rumbo. A finales de ese año, tras el fallecimiento del general Franco, se inicia
una transición política, de un régimen absolutista hacia la democracia, que culmina
con unas elecciones generales en 1977.
La democratización del país, unida a una rápida evolución, al alza, del PIB, y
consecuentemente de la renta per cápita española, la celebración en Barcelona de
los Juegos de la XXV olimpiada, en 1992, la creación de los INEF y como culminación,
el liderazgo deportivo asumido por los municipios, ante la inexistencia de
estructuras que ofreciesen una alternativa, han propiciado la relativa “buena salud”
del deporte español.
Pero el actual “buen estado”, del deporte español no puede esconder un cierto
nivel de estancamiento en su progreso, ni sus enormes posibilidades de crecimiento.
Si tenemos un 48% de población activa, es porque contamos también con un
52% de sedentarios.
En consecuencia y para avanzar, debemos revisar, con visión crítica nuestro
actual modelo, incidiendo en sus aciertos y limando sus errores. En definitiva creemos
que nuestro modelo debe, como nuestra economía, europeizarse, en base a
una concepción transversal del deporte, donde la salud, el turismo, la educación, la
economía, las relaciones sociales o las internacionales, el urbanismo o la imagen
de país, cooperen en la realización de un modelo único que los convierta al deporte en “una cuestión de estado”

Palabras clave


España; democracia; economía; municipio; pirámide de ne- cesidades; transversalidad; cuestión de estado.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.