LOS VALORES DEL CUERPO DE LOS DOCENTES DE EDUCACIÓN FíSICA EN RELACIÓN A LA TENDENCIA SOCIAL EVIDENCIADA POR LOS ESTUDIANTES.

David Blanco-Alcántara, Alfredo Jiménez Eguizábal, José Luis Pastor Pradillo, Lorena Velasco-Santos

Resumen


El presente artículo analiza los valores del cuerpo de 26 docentes de Educación Física (EF) comparándolos con los valores de 536 de sus estudiantes de 1º
Bachillerato en Castilla y León en el curso 2014/15. Se establecen similitudes y
divergencias con el objetivo de describir las particularidades concretas que caracterizan los valores del cuerpo de los docentes de EF. Se utiliza como instrumento de
medida el test elaborado por Casares y Collados (1998), compuesto por 250 ítems
agrupados en 10 bloques que definen los valores del cuerpo. En el tratamiento de
datos se emplean dos procedimientos diferenciados, por palabras y por valores del
cuerpo y, dentro de cada uno de ellos, dos análisis diferentes, por frecuencias y por
valores medios. Las diferencias entre docentes de EF y estudiantes destacadas por
cada metodología son diferentes. Se considera la metodología de valores medios la
más oportuna para el objetivo perseguido. Ésta muestra diferencias estadísticamente significativas en 7 de los 10 valores del cuerpo (biológico, intelectual, afectivosocial, ecológico, ético, dinámico y estético). Sin embargo, la repercusión a nivel
jerárquico es escasa ya que sólo se registra una inversión de posiciones entre 2
valores (dinámico y estético, siendo el valor dinámico más agradable para docentes
de EF). Los docentes de EF pueden influir mediante el ejercicio de su profesión
sobre los valores del cuerpo de los estudiantes, como señalan Martínez-Álvarez y
González-Calvo (2016), por lo que se torna imprescindible una reflexión sobre el
acto educativo en todas sus implicaciones y, si cabe, un programa de intervención
específico.


Palabras clave


Jerarquía axiológica; Castilla y León; Bachillerato; Diná- mico; Estético.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.