El “deporte para todos”, cuestión de estado. El deporte para todos en Europa y en España (I) 1/2

Luis Vicente SOLAR CUBILLAS

Resumen


Para entender el fenómeno deportivo en España, es necesario estudiar el contexto
europeo en el que se ha desarrollado y evolucionado.
El moderno deporte en Europa, el que rompe con las escuelas gimnásticas premilitares
de Suecia, Francia, Alemania, España o la antigua Checoslovaquia, nos
llega de las Islas británicas de la mano de Pierre de Coubertin y de su Movimiento
Olímpico. Pero, curiosamente este movimiento deportivo, cultural y pacifista, se
ve impulsado y agigantado por la rivalidad nacionalista que se eleva de forma exponencial,
con las dos guerras mundiales, que en los treinta años discurridos entre
1914 y 1945, cambien el mapa europeo.
Posteriormente, las revoluciones culturales de finales de los años 60, con foco
referencial en el parisino mayo del 68, el deporte experimenta un decisivo proceso
de democratización, que culmina con la firma, por parte de 21 países, de la Carta
Europea del Deporte para Todos, en el año 1975. Este documento proclama al deporte
como un derecho de las personas.
Pero Europa no es un “todo aglutinado”, ni políticamente, ni culturalmente, ni
económicamente, ni, por supuesto, en la comprensión y adhesión al deporte. Europa,
aún hoy, es un pequeño e invertebrado continente, en el que España, en materia
deportiva, ha despegado de su lugar de pertenencia geográfica, para ubicarse muy
cerca, o a la par, de países con notorias diferencias culturales y que, económicamente
están claramente por encima del nuestro, como Francia, Inglaterra, Bélgica
o Alemania.

Palabras clave


Europa; olimpismo; guerras mundiales; revolución cultural; carta europea

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.